Mindfulness para una Vida Plena (II)


Consejos prácticos para tener más consciencia en la vida y en la práctica de yoga

Es muy común se busque la perfección a la hora de practicar las posturas. Hay un esfuerzo mental, se quiere hacer el âsana no solo bien sino muy bien. Hacemos todo lo posible por mejorar nuestra alineación y precisión. La búsqueda de la perfección en la práctica, sin margen de error, hace que el prana no fluya y es porque no hay relajación mental a través del cuerpo.

Mindfulness a la hora de practicar âsanas es la posibilidad de estar en quietud mental a través del cuerpo y la respiración, de permanecer de forma
consciente en la postura, de permitir un mayor flujo de prana. Para que haya una integración entre la mente y el cuerpo tenemos que ser conscientes de la respiración.

La “atención consciente en la respiración” es una forma de desarrollar consciencia en el cuerpo y de relajar la mente al mismo tiempo. Es también la facultad de estar en la postura y en ella desarrollar una mayor sensibilidad de las sensaciones físicas, emocionales y energéticas. Es un método excelente para cultivar los estados de intensa absorción meditativa conocido como Dhyana.

También la atención consciente en la respiración es un buen antídoto para la inquietud y la ansiedad que se sufre en la vida. Tiene un efecto positivo en todo el estado físico, energético, emocional y mental, así como espiritual.

La siguiente meditación tiene cinco etapas progresivas que conducen a un nivel de relajación consciente profundo. Cinco minutos por etapa es un buen período de práctica.

En la primera etapa: usamos el conteo para mantenernos enfocados en la respiración. Después de la primera exhalación, cuenta uno, luego inhala y exhala cuenta dos, y así sucesivamente hasta diez, y luego comienza de nuevo al número uno.

En la segunda etapa: soltamos el conteo y solo observamos la respiración, como entra y sale de forma natural, espontánea.

En la tercera etapa: el foco de la atención consciente se estrecha y se agudiza, prestamos atención a la sensación sutil en las fosas nasales.

En la etapa final: ahora la atención consciente se expande y descansa en la observación de las sensaciones sutiles que emergen en el cuerpo físico al inhalar y exhalar, y de las sensaciones sutiles del cuerpo energético, emocional y mental.

La conciencia en las sensaciones del cuerpo y en la respiración mientras estás en el asana es un gran entrenamiento que puede ser aplicado en cualquier situación de la vida.

Sé consciente de la respiración y de las sensaciones físicas que surgen a la hora de entablar una conversación con la pareja, familiar o compañero de trabajo. Observa si la mente se relaja a través de la observación de la respiración tal como es y que sensaciones sutiles surgen con ella. De esta forma nos permitimos una mayor presencia y vitalidad ya no solo en la práctica de Yoga sino en el día a día.

Mindfulness para una Vida Plena: Consejos prácticos para tener más consciencia en la vida, así como en la práctica de yoga.
Publicado en la edición de Mayo nº 101 de  Yoga Journal.

Denis Criado

Formador de Filosofía y Meditación


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *