Quisiera transformar mi cuerpo, ¿es posible que la práctica de Yoga me pueda guiar en ello?


Tan importante es recalcar que el Yoga no tiene como objetivo ser una práctica adelgazante; como importante es decir que una de las consecuencias de una práctica constante de Hatha Yoga, tendrá casi inevitablemente, un reajuste de tu forma física. Además, como veremos más adelante, te permitirá indagar en ti mismo y ofrecerte herramientas que abarquen lo físico, lo orgánico, lo energético y lo mental.

La práctica de Vinyasa,  (posturas articuladas a través de la respiración) activa el sistema cardíaco y respiratorio, lo que conlleva a un aumento del consumo de energía diario e incluso también aumento durante el reposo (metabolismo basal).

Es decir, gastarás más energía y tu cuerpo buscará equilibrar la ingesta/consumo energético. Recuerda, además, que en la realización de los vinyâsas debes mantenerte siempre atento a tu cuidado personal, a la escucha de tu cuerpo. Evita momentos de fatiga y los excesos de insulina en sangre que son los que, en la mayoría de los casos, dirigen hormonalmente al cuerpo a “devorar” alimentos inmediatamente terminada la práctica.

La transformación del cuerpo, debe venir acompañada de un cambio de hábitos y de percepción del día a día. Este acompañamiento debe ser guiado por la escucha consciente y presente en cada instante. Estar en el interior de tu ser como testigo de lo que ocurre dentro y fuera de ti.

Mejoras en la circulación sanguínea, en la calidad del sueño, en tu capacidad de desechar del cuerpo lo que tu cuerpo no necesite, y la respiración consciente son también parte de la transformación corporal.

El proceso de eliminación de todo aquello que el cuerpo no necesite es primordial, ya que durante los períodos de adelgazamiento se generan un mayor número de toxinas que implican un exceso muy importante con respecto a las que producimos habitualmente.

Vinyasas como “Surya Namaskar” (Saludos al sol) en sus diversas corrientes, linajes y modalidades, “Chandra Namaskar” (saludos a la luna) y un sinfín de propuestas son prácticas que pueden ayudar a la evolución de la condición física.

Estas prácticas dependen de la creatividad del profesor, de tu frecuencia y comprensión en la escucha de tu propio ser. En nuestra Escuela tenemos clases de Vinyasa Flow en donde el trabajo se enfoca hacia este tipo de práctica.

Para fortalecer la musculatura corporal también es recomendable la práctica de âsanas sin movimiento, porque toda pérdida de peso suele relacionarse con un descenso de masa muscular.

La estimulación de las funciones digestivas, hepáticas y excretoras como Ardha Matsyendrâsana, Paschimottanâsana y su familia de flexiones sentadas, Sethu Bandhâsana pasivo con soportes (Yoga Restaurativo) y otras torsiones son sugerencias que practicadas constantemente y bajo una buena tutela pueden ser un gran apoyo para que tu cuerpo se mantenga en equilibrio.

Recuerda que, en muchos casos de sobrepeso, el estrés tiene una gran influencia repercutiendo negativamente en todos los sistemas, especialmente el digestivo y el endocrino.

La práctica de Yoga representa un cambio suave y profundo, como suelen ser todos los cambios duraderos en los que la paciencia y la alegría forman parte también de cualquier proceso evolutivo.

Om Shanti

Equipo de la EIY

Envíanos tu pregunta relacionada con tu práctica de Yoga a consultorio@escueladeyoga.com. Respetaremos la confidencialidad de los lectores. Esperamos vuestras consultas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *