Ana Ferrer

Cargando Eventos

Coordinadora Formación Online:
Nivel I, Nivel II y Especializaciones
Profesora de Hatha Yoga

Si bien durante gran parte de mi vida he practicado Yoga, hace unos años me formé como Profesora de Hatha Yoga en la Escuela Internacional de Yoga y también como Instructora de Meditación y Mindfulness. En los próximos meses comenzaré mi formación como Instructora de Yoga Nidra.
También estoy haciendo un voluntariado, como profesora de Yoga, en la cárcel de mujeres de Alcalá Meco I, voluntariado que está siendo de un gran aprendizaje para mí.
Por mi forma de ser, en mis clases intento abrir espacios para la auto escucha y el auto conocimiento, pero siempre desde el respeto al momento personal de cada uno. Disfruto mucho compartiendo todo lo que la práctica de Yoga significa para mí.

Más Info +

Nací en una familia tradicional en la que había que estudiar una carrera profesional convencional.  Por ello estudié Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y durante una época de mi vida, trabajé como abogada en un despacho.  Después de unos años me di cuenta que, a pesar de todo lo bueno que me aportaba esa profesión, no era mi verdadera vocación y decidí dar un cambio de rumbo a mi vida.

Para ello me formé como Consultora de Flores de Bach, Terapeuta de Reiki, Instructora de Brain Gym (Gimnasia Cerebral) y me especialicé en el manejo de una máquina de biorresonancia magnética llamada Scio.  Y, todo ello, en una búsqueda constante por conocerme más a mí misma y, dentro de esta búsqueda, es como llegó el Yoga a mi vida.

En la actualidad, además de ser Coordinadora de la Formación Online:
Nivel I, Nivel II y Especializaciones, dar clases de Yoga en la Escuela Internacional y colaborar como asistente de Anatomía, compagino esta actividad realizando talleres de gestión emocional para realizar cambios conscientes y acompaño a personas con un alto grado de hiper exigencia, utilizando un método creado por mí, basado en mi propia experiencia personal, para que cada uno pueda ser su “mejor versión”, pero sin todo el sufrimiento que la auto exigencia desmedida ocasiona.

Facebook Instagram LinkedIn