Yoga Para Niños
Especialización en Yoga en la Educación

niños con padres practicando yoga

Por: Joaquín Castaño.

Mucho más que enseñar posturas de Yoga. Todos los beneficios del Yoga al alcance de los niños

Desde que conocí el mundo del Yoga, primero como practicante autodidacta y posteriormente como profesor, y tras haber completado mi formación con la Escuela Internacional de Yoga frecuentemente me planteaba las siguientes preguntas: ¿sería posible transmitir esta maravillosa enseñanza desde la infancia? y, desde mi humilde lugar, ¿cómo podría aportar mi granito de arena al respecto?

Tras algunos años de investigar, observar, formarme y entender el universo de los niños, por el cual siempre he sentido una profunda admiración y respeto, comprendí que lo que hacía falta eran adultos preparados y formados para servir a los niños un Yoga atractivo, serio y divertido al mismo tiempo, fácil de integrar y asimilar, y sobre todo transformador, tanto para ellos como para los profesores.

Seguramente muchos de vosotros habréis intentado alguna vez dar una clase de Hatha Yoga para niños y niñas, creyendo que pueden hacerlo con las ganas y motivaciones de un adulto. Posiblemente os hayáis llevado una pequeña desilusión al comprobar que a los pocos minutos los pequeños están aburridos y dispersos. Es totalmente normal cuando no se aprende desde la emoción, desde el juego y desde la diversión.

Curso de Especialización en Yoga en la Educación

Tras comentar mis inquietudes con los compañeros de la EIY, llegamos a la conclusión de que era necesario crear un método, una herramienta en forma de Especialización, que brindara a Profesores de Yoga una sólida base desde la que expandir su creatividad y amor hacia los niños y niñas. Una forma de expandir el Yoga adaptada a las necesidades actuales de niños y adolescentes, y que además, al mismo tiempo, el profesor pudiera también crecer y disfrutar de su maravillosa labor.

Así es como nació el Curso de especialización de Yoga en la Educación, que hoy es una realidad y un proyecto de futuro y para el futuro, que ya ha celebrado su cuarta convocatoria este año.

Después de estas cuatro promociones podemos hablar desde una experiencia, que ha resultado ser totalmente fascinante y esperanzadora por lo que ha sucedido en las formaciones. Han sido varias las agradables sorpresas que hemos vivido cada intenso fin de semana de formación.

Uno de los objetivos del curso era que los participantes de la Especialización cambiaran su perspectiva sobre el Yoga “para niños”. La idea era que siendo adultos volviéramos a conectar con el/la niño/a interior que siempre ha estado y estará,  en el fondo y no tan fondo, de nosotros. Recuperar esa conexión es fundamental para comprender las necesidades de los más pequeños, perder el miedo al fracaso y dar lo mejor de sí. Los niños no nos van a juzgar, simplemente nos harán saber que no les llegamos con su falta de interés, pero no van a juzgarnos. Durante la formación se plantean las siguientes preguntas: ¿Cuánto hace que no juegas? ¿Cuándo fue la última vez que perdiste la noción del tiempo porque te lo estabas pasando bien? Si el profesor de Yoga en la Educación disfruta de lo que hace y se divierte, los niños se divierten, y si se divierten, aprenden. De esta manera el profesor/a puede llevar a los niños de manera muy sutil, a un estado de atención sostenida en la que va a ser muy fácil transmitir los conocimientos y objetivos del yoga. Es una ecuación muy simple: profesor que se divierte, niño que se divierte y aprende. Por lo general no hay problemas de aprendizaje, lo que hay son problemas de enseñanza.

Yoga-para-ninos-2

Nuestra intención siempre ha sido muy clara y bien definida: desde los sólidos pilares del Hatha Yoga vamos a construir un edificio de muchas y muy variadas plantas, con Mindfulness, Consciencia Sensorial, arte y creatividad, canciones, danzas, Inteligencias Múltiples, Inteligencia Emocional, muchos ingredientes sin perder la esencia de Asana, Pranayama, meditación, mantras, relajación, en definitiva todas las herramientas de las que dispone el Hatha Yoga.

En una ocasión una alumna de la formación me comentó después de una de las prácticas de Yoga en la Educación: “Me sorprende el equilibrio que hemos visto entre yoga y juego, parece que hemos estado jugando toda la sesión, pero en todo momento la estructura de la clase ha sido como la de una clase de yoga normal, ¡hemos trabajado muchísimo!”

La asistencia a la Formación de Yoga para niños

Otro aspecto que como formador me ha llamado la atención ha sido la asistencia a la formación de muchos docentes de centros educativos. Este hecho enriquece considerablemente la experiencia, ya que aportan una visión diferente, y gracias a ellos podemos saber de primera mano lo que ocurre en las aulas y los problemas que se encuentran día a día. Desde aquí me gustaría reconocer y valorar su labor, pues en la actualidad es una de las profesiones menos valoradas y que más vocación requieren; no es fácil ser docente en los tiempos actuales. Pero después de reflexionarlo, no es extraño que este colectivo busque nuevos métodos, nuevas pedagogías para atender las necesidades de los alumnos de infantil, primaria y secundaria, que están expuestos a numerosas distracciones que secuestran su atención y producen a la vez desmotivación frente a un sistema de educación obsoleto.

Tenemos un sistema educativo del siglo XIX, con ideas del siglo XX para alumnos del siglo XXI. Los docentes buscan técnicas de relajación, técnicas para aumentar la atención de sus alumnos y técnicas que les ayuden a gestionar mejor sus emociones; el Yoga junto con Mindfulness son unas excelentes herramientas para conseguirlo. Sin duda, que los docentes estén bien formados es la clave para construir una sociedad mejor; ellos son la referencia y el ejemplo para sus alumnos, y el hecho de que estos tengan nociones de Yoga y Mindfulness es fundamental. Primero hay que vivirlo, integrarlo, convertirlo en un modo de vida y luego el resto ocurre solo, como por arte de magia, una magia que se transmite, que se palpa en la persona del docente. Los alumnos, al fin y al cabo, “nos aprenden a nosotros” más de lo que creemos. Yoga en la Educación brinda la oportunidad de sumergirse, aunque solo sea en cuatro fines de semana, en esta esencia, en esta consciencia tan necesaria para evolucionar.

Apreciaciones personales

Personalmente, como formador, he podido apreciar que a medida que se desarrolla el curso, a medida que vamos atravesando las edades, desde la infancia a la adolescencia, los asistentes conectan con una etapa determinada de su vida, poco a poco se identifican más con el niño interior o, mejor dicho, con todos los niños interiores que han ido formando nuestra personalidad. Este reconocimiento ayuda a la transformación, a la evolución que integra nuestras fortalezas y debilidades. Nuestros dones y talentos salen a relucir, pues la creatividad es como un músculo, cuanto más se trabaja, más se desarrolla. Esto contribuye a que la formación sea una formación viva, en continua expansión y crecimiento, en continua transformación. Desde la EIY vamos aportando matices, sutilezas, nuevos ingredientes, gracias a esa interacción con los alumnos, sosteniendo sus necesidades y ofreciendo una versión mejorada y enriquecida en cada nueva convocatoria. Podemos decir con orgullo que cada módulo de la formación evoluciona con el objetivo de satisfacer esas necesidades de nuestros alumnos. La experiencia es la mejor maestra.

Uno de los momentos más especiales y emotivos de la formación es la práctica de Yoga en Familia, en la que los alumnos y alumnas tienen la oportunidad de traer a sus hijos, sobrinos, familiares o amigos, y ver sobre el terreno todo lo aprendido durante el curso. Somos testigo durante la sesión de gestos de cariño entre padres e hijos y hermanos, de las ocurrencias de los más pequeños, de ternura y de unión. Son momentos mágicos en los que el tiempo parece cobrar otra dimensión, y en el que las familias tienen la oportunidad de disfrutar de un tiempo de calidad, donde se aprecia el verdadero significado de la palabra Yoga. Los padres y madres disfrutan de jugar y aprender con sus hijos, y de un contacto que, a veces, si no se hace con consciencia, pasa inadvertido en el día a día.

También he podido observar que muchos instructores y profesores de yoga que tienen centros propios quieren ofrecer Yoga para niños. Esto es un hecho muy significativo que  se debe fomentar para que en todas las escuelas y centros de Yoga haya un lugar reservado para este fin. Los niños tienen una energía especial, pura y sincera, y llenan cualquier espacio de alegría con solo su presencia. Aunque reconozco que requiere mucha energía y presencia por parte del profesor, trabajar con niños a veces puede resultar agotador, pero la sensación de satisfacción que queda después de una clase con niños, bien merece la pena ser vivida, es incomparable y, desde mi propia experiencia, es mucho más lo que dan que lo que restan; los niños son verdaderos maestros en el arte de Ser y de sentir.

Como conclusión, añadiría que Yoga en la Educación es más que una formación de Yoga, es un proceso de transformación, que como ocurre con las formaciones de Instructores y Profesores, los alumnos no son los mismos cuando la empiezan que cuando la acaban. El trabajo personal de cada uno hace que este proceso sea posible; nosotros solo acompañamos y guiamos con todas nuestras propuestas, pero el verdadero trabajo es, única y exclusivamente, de cada Ser.

Joaquín Castaño
Profesor y Formador de la Escuela Internacional de Yoga
Responsable de la Escuela Internacional de Yoga en Galicia y Baleares

Share on FacebookTweet about this on TwitterBuffer this pageEmail this to someone

3 opiniones en “Yoga Para Niños
Especialización en Yoga en la Educación”

  1. Hola Joaquin que buena explicación sobre el yoga para niños, estoy buscando un lugar donde se pueda practicar yoga con mi niño de 6 años y no lo encuentro, soy de perú y la verdad que me urge, ya que tengo problemas de ansiedad y se los estoy transmitiendo a mi niño y me preocupa mucho y quiero evitar que esto se prolonge en el, confio mucho en que el Yoga nos va ayudar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *