NADA YOGA

"He escuchado la música de la esferas durante algún segundo; he vivido, he visto y sentido como cantaba el universo entero"

Cualquiera que se disponga a entrar en contacto con la música hindú se enfrenta a una serie de reflexiones filosóficas sobre el sonido (la vibración), el espacio (la disposición de cada sonido), el tiempo (la estructura rítmica que organiza los sonidos) y el movimiento (la música). Se enfrenta a una serie de indagaciones metafísicas sobre la energía de la vibración, sus aspectos sensibles y los elementos matemáticos que pueden alcanzar a reproducir sus propias relaciones. También los sonidos buscan un orden y una jerarquía a veces incomprensible.

En sí toda la filosofía hindú, como su música, navega alrededor de estas posibilidades inmensas e infinitas. La tradición hindú pone un especial énfasis en la dimensión del SONIDO. Desarrolla una amplia gama de visiones sobre su naturaleza, sobre las emociones que despierta en el ser humano y sobre la cualidad espiritual y sagrada de las alturas y subdivisiones de cada nota como vibración sonora. Es a través del contacto objetivo con nuestra propia realidad como podemos analizar, aceptar y superar cada etapa, cada momento y cada "oscuridad". Es la propuesta más importante del Yoga.

Mayte-Krishna

 

 Puesto que somos seres humanos y, como tales, pasamos por todos los niveles, desde el más burdo al más sutil, tenemos la posibilidad de observar cómo las emociones y los diferentes estados que atravesamos pasan, irremediablemente por el cuerpo físico, la mente y, más adelante, encuentran el espacio invulnerable e infinito de lo más sagrado y profundo.

Mayte-CuencoNos hace, lo que en verdad no dejamos nunca de ser, seres espirituales desde la humanidad. El sonido, la voz, las propias vibraciones, son el reflejo exacto de este camino que va y viene, que recibe y, a su vez, devuelve una y otra vez. El tratado SANGHITARATNAKADA (Océano de perlas de la música) del 1.204 d.C. de Sarngadeva es un compendio de alabanzas sobre el sonido, sus aspectos materiales y sus valores cosmológicos; en el mundo, los sonidos prevalecen sobre cada elemento, llenan nuestros cuerpos, tocan la conciencia, expresan sutilezas a través de sus resonancias y, siempre, con un principio divino que obra tanto dentro como fuera del mismo. El sonido es energía, vibración que vive en el núcleo de cada movimiento de la vida misma y del destino.

Nuestro cuerpo físico es la caja de resonancia de las emociones y los sentimientos, pero también lo es de nuestra conciencia. A través del sonido, puedo acceder también al conocimiento de mis pensamientos (cada pensamiento tiene un sonido que puedo o no emitir). A través del sonido, por ejemplo de la propia voz, se puede armonizar el cuerpo energético y "afinar" con la energía de otra persona. El corazón es la base de esta armonización; cada movimiento, también a través de la palabra o de la voz en forma de canto, puede liberar el mundo interior y, lo más definitivo, se puedo escuchar.

La capacidad de la música de nutrir algunas emociones y combatir otras, es, para los teóricos hindúes, un motivo importante que une la resonancia de las notas con la disposición de la conciencia: se trata de la relación que existe entre RASA y RAGA.
El término Rasa está relacionado con decantar - destilar e indica el sabor, el aroma, algo que describe la experiencia de alguna cosa; algo que le imprime un carácter especial aunque éste se mantenga, conceptualmente, inaferrable. Justo es éste el significado de Esencia: una característica indefinible con el lenguaje de las palabras pero que debe contener cualquier manifestación artística como indica el Natyasastra de Bharata (300 a.C.)
Raga es el tejido de reglas que organiza el movimiento musical a lo largo de una estructura escalar y que significa literalmente Ser Coloreado. Es la inspiración al orden y a la jerarquía natural. Es

fondo1

Es la forma musical que "toca" al que escucha, que lo emociona, que lo inspira y lo lleva a conmoverse en alguna dirección o a afinarse vivenciando y aceptando su propia realidad. El Raga, es decir, la forma que se da a los sonidos que se emiten, invita a "colocarse" en el espacio y el tiempo, en el presente. Es mediante esta actitud como, por ejemplo, la Meditación con Sonido, ayuda e invita a tomar conciencia de las propias sensaciones en el cuerpo, después en los sentidos y más tarde en la mente.

  • El Raga es una experiencia tan delicada que entra de lleno en la dimensión de lo sagrado: un espacio donde su forma es circular y casi ritualizada. Aquí llegamos al Tala que es el sistema rítmico de define y concreta la experiencia musical en el fluir del tiempo y el movimiento. Tanto como hablar de la vida misma.
  • Articula el proceso temporal organizando su forma. Este es el pensamiento musical hindú fundamental: una reflexión profunda y sagrada sobre la energía, el espacio y el tiempo al interno de la dimensión perceptiva de la Escucha.
  • "Alabamos ese Sonido Divino, la vida de la conciencia en todos los seres y la bendición suprema manifiesta en la forma del universo. Por la adoración del sonido, Brahma, Vishnú y Shiva son verdaderamente alabados por ser la forma del sonido" Sangitaratnakara.

Para la filosofía hindú, el sonido se iguala a la conciencia universal por ser generador primordial de conciencia y conciencia misma. Es la composición del universo, vibración. En el Sangitaratnakara encontramos: "El Alma Universal (la conciencia), queriendo hablar, aviva la mente. La mente aviva el fuego constante en el cuerpo y ese fuego aviva al viento (la respiración).

Después, ese viento de la región de Brama (el plexo solar), elevándose por los senderos ascendentes, desencadena el sonido en el corazón, la garganta, la cabeza y la boca" NADA (Vibración - sonido). NA es aliento (prana) y DA es fuego (agni). Nada es la conjunción de aliento y fuego. El sonido es, por lo tanto, una manifestación de la corriente continua de conciencia universal que impregna las profundidades del cuerpo humano como microcosmos y todo el universo como macrocosmos. Es la Música de las Esferas, que describiera Pitágoras refiriéndose al movimiento de los astros. La voz humana, según la tradición del Nada Yoga, es el canal sagrado de este sonido primordial: conciencia.

Mayte Nada Yoga

Desde la perspectiva hindú, el sonido no es algo externo. La voz no es un mecanismo productor de sonido sino un movimiento profundo de energía humana que llega hasta la superficie para  acompañar el proceso de afinación con el devenir; para entonar con la realidad del mundo; para sonorizar el camino con los demás y para cantar al compás del universo.